La pedagogía del ideal

La meta de la educación es la madurez humana y religioso del individuo. Pero por encima de esta madurez, Schoenstatt conoce la pedagogía del ideal. El ideal es algo más que un proyecto de vida; es la respuesta a las preguntas existenciales: ¿Quién soy?, ¿De dónde vengo?,¿ A dónde voy?

El ideal personal presupone la fe en que cada persona es irrepetible y singular. Este individualidad la recibe de Dios, el Creador. En la mente y el corazón divino hay una concepción original de cada individuo. Como el artista que concibe la obra antes de realizarla, así Dios, el gran “Artífice”, tiene una idea pecularísima de cada ser. La tarea, y por tanto el ideal, está condicionada por la estructura física, psíquica y espiritual del individuo; también la atmósfera propia – época, circunstancias, ambientes sociales, culturales y familiares – van conformando y esclareciendo la misión de vida. El ideal personal puede definirse como las disposiciones y actitudes fundamentales del alma que, fielmente cultividas, se desarrollan orgánicamente hacia la plena libertad humana y de los hijos de Dios. El ideal personal no es una idea abstracta; está ya en germen en el individuo, en sus anhelos, es sus capcidades y en su historia. En el mundo actual, donde el individuo corre peligro de perder su núcleo y negar su identidad, siendo vivido desde afuera y manipulado en sus inquietudes y necesidades, la pedagogía del ideal ayuda a armonizar la personalidad, mantener la identidad y brindar sentido a la vida.

Lo que dijimos del ideal personal vale análogamente para cada grupo social. La familia, la empresa, el colegio y la parroquia, pueden hallar en la pedagogía del ideal un medio propicio para crecer y desarrollarse original y fecundamente. El ideal comunitario es la figura del ideal de una comunidad nueva, aquella formada por individuos nuevos y movidos por la fuerza que proporcionan la comunión en el amor y la participación en un idea.

La sistematización de estos ejes pedagógicos describe un proceso vital, por tanto se trata de aspectos de un todo. Al describirlo distinguimos, para un mejor análisis y comprensión, realidades que se dan vitalmente entrelazadas y que se complementan. La propuesta pedagógica de Schoenstatt se concreta en conceptos pedagógicos para la educación de niños y jóvenes en la familia, en jardines de infantes y colegios, como también en la formación en el ámbito eclesial y empresarial, y su aplicación en la comunicación, el liderazgo, en lo político y en el compromiso social.

 

Puedes escuchar la charla introductoria del P. Borja aquí:

escuchar

También puedes escuchar los testimonios de Marta y Jose Manuel

escuchar

 

Y el testimonio de Isabel y Adolfo

escuchar

 

Compártelo ...Email this to someonePrint this pageShare on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Bookmark the permalink.

Leave a Reply